Alternativas para erradicar la crisis educativa

Alternativas para erradicar la crisis educativa

Se ha comprobado que el 60% de los profesores incumple con el perfil para dar clases. Dicho motivo conlleva a los padres de familia, tener que buscar alternativas que refuercen el aprendizaje de los niños.

Afortunadamente con el desarrollo de la tecnología digital, tenemos diversas alternativas que nos facilitan sobremanera que los pequeños aprendan jugando.

Pipoclub.com.mx es una atractiva colección recreativa que nos presenta diversidad de títulos para poder practicar lectura, ortografía, matemáticas, geografía, inglés; entre otros. Pipo es un software (programa) que puede usarse en la computadora, tableta o celular; por lo que dependiendo del dispositivo que tengas, puedes usarlo donde quieras.

Lo que hace diferente a los juegos Pipo entre los demás del mercado es que cuenta con “guías didácticas”, estas nos permiten elegir el juego a ejecutar para desarrollar la habilidad específica que deseemos reforzar en cada niño. Además de manera automática nos permite guardar el record de desempeño, así como determinar dependiendo de los resultados que vaya obteniendo el pequeño, superar el nivel del juego que está jugando, y pasar al siguiente nivel, o continuar practicando el mismo hasta alcanzar el objetivo de cada juego.

Dependiendo del título Pipo que se esté jugando, se tienen diferentes objetivos como el construir una nave mediante el ahorro de monedas, deslizarse en laberintos consiguiendo piedras preciosas, etc. Lo que hace interesante cada juego y simultáneamente motiva el hábito de fijarse metas a corto, mediano y largo plazo.

Actualmente la tecnología digital nos muestra un sinfín de opciones que “no permite justificar que la crisis educativa nos alcance”. Debemos aprender a usar las herramientas que han desarrollado a nuestro favor, facilitando y erradicando la ignorancia, evitando generar mayor crisis en la educación no solo local, sino mundial.

Atrévete aprender y descubrirás un mundo digital que mejorará tu vida, y por ende la de nuestros hijos.

Sofía Lara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *